Cataratas Nachi

Horario: 7:00am -4:30pm
Precio: 300 yenes (pero solo si quieres ver las cataratas por arriba)
Parqueo: 500 yenes (o algo así)
Patrimonio mundial: Si

¿Permiten los perros?
Si, pueden entrar los perros, pero solo en las áreas gratis. Si quieres subir las escaleras y ver la catarata por arriba tienes que comprar un boleto de 300 yenes y allí no permiten perros.
Por eso nosotros subimos en turnos. Primero subieron mis padres mientras Whiskey y yo esperábamos abajo, la pobre Whiskey estaba tan preocupada de que la abandonaron que no podía soltar sus ojos de las escaleras por las que los vio partir.
Si es bonito ver las cataratas desde allá arriba, pero la verdad es que si por alguna razón (sea por tu mascota o por pobreza) no puedes subir hasta arriba no te estas perdiendo de mucho ya que aun en el área gratis se puede ver claramente la catarata.

¿Por qué venir aquí?
Yo quise visitar este lugar porque es la última parada del peregrinaje llamado “Kumano Kodo” y con sus 133-metros de altura es la catarata mas alta de Japón. Algún día quisiera caminar todo el peregrinaje que tarda supuestamente una semana, pero en este viaje no les pude hacer eso a mis padres y a la pobre Whiskey.


Muy cerca de las cataratas Nachi tambien hay una pagoda muy bonita llamada “Seiganto-ji” y un templo de Shinto llamado “Kumano Nachi-Taisha”, así que si vienes aquí puedes ver 3 cosas en un solo lugar. 

Diario
Porque yo insistí tanto en traer a Whiskey en este viaje me sentía mal cada vez que tenía que dejarla esperándonos en el carro porque no permitían perros en varios lugares a los que íbamos, por eso un lugar, así como estas cataratas de Nachi a donde permiten que whiskey también entre eran lugares muy apreciados y especiales para mí. 
Este día en el que vinimos estaba nublado y parecía que iba a llover en cualquier momento pero por suerte no llovió mientras visitábamos este lugar. 
Ya que estas cataratas son famosas hay mucha gente que viene a visitarlas. Pero mucha gente venía en tours de buses así que estaba ocupado en olas. Cuando un bus llegaba había mucha gente, pero cuando se iba quedaba tan vacío que teníamos el lugar casi solo para nosotros. 
En uno de esos momentos sin mucha gente mi mama y yo jugamos haciendo unas cuantas poses de yoga.

Lo que me acuerda que, aunque ambas llevamos nuestros mats de yoga apenas practicamos seriamente 3 veces en los 20 días que duro nuestro viaje. Pero es que hacía frio y tenía tanta pereza después de manejar todo el día que no me daban ganas de hacer nada más. 
En este quinto día viajando en camper van ya todo lo que había planeado fue descartado así que teníamos que decidir día tras día a donde ir y adonde pasar la noche, pero me alegra que nos tomamos el tiempo para ver estas cataratas que estaban en el plan original. 
Hasta que hice este viaje no sabía de la existencia de la prefectura de Wakayama y ahora puedo agregarla a la lista de lugares que he visitado en Japón.
Ah, y también aquí en las cataratas Nachi hay una fuente de agua que supuestamente alarga la vida. Así que si quieres alargar tu vida unos cuantos minutos más es imprescindible que vayas allí a tomarte un traguito.

Estación de calle “Michi no eki Nachi”
Este lugar lo encontró mi mama. Como ya lo mencioné antes todo lo que había planeado estaba arruinado así que cada día teníamos que buscar un lugar en donde quedarnos en la noche y mami hizo un excelente trabajo cada día buscando esos lugares. 
Lo bueno de este michi no eki era que no solo era un lugar tranquilo y silencioso para pasar la noche, pero también tenía un lugar para bañarse lo que es muy raro en estos lugares.
Además, queda muy cerca de las cataratas Nachi, solo unos 15 minutos manejando. 

Wanderlady

Multilingual acupuncturist travelling the world