Las vibras en Queenstown

No se si sea el calor tan húmedo y horrible que hace aquí en Auckland, o la imparable lluvia todos los días, pero he estado con tanta pereza últimamente. Tengo tanta pereza que cuando tuve la oportunidad de viajar a Queenstown no estaba tan emocionada como lo estaría normalmente.
Pero bueno, así con esos ánimos fui Queenstown, el lugar que llaman la “capital de adrenalina del mundo” o también “capital de los deportes extremos”. Esta es una ciudad localizada en la isla sur de Nueva Zelanda y le llaman la capital de adrenalina porque aquí es donde se hizo el primer salto de bungy en el mundo. Bungy jump para los que no saben es suicidio voluntario, bueno algo así.
 Aquí en queenstown tienen todo tipo de actividades que yo no me atrevería a probar como bungy jumping, paracaidismo, parapente, jet-boats, ciclismo de montaña, snowboarding, esquí, y mucho más.
Y además de todo eso también es una ciudad de fiesta, lo cual significa que los bares, restaurantes y muchas otras tiendas están abiertas hasta muy tarde. Algo que si me sorprendió porque yo pensaba que en toda NZ las tiendas cerrabas a las 5 de la tarde. Pues aquí no, aquí se hacen actividades todo el día y las noches son para fiesta.
 
Queenstown tiene una combinación perfecta de locura de turistas en el centro de la ciudad (que son como 4 o 5 calles) y la tranquilidad de la naturaleza en cuanto sales del centro. De veras, puedes ir de fiesta en la ciudad, caminas unos 10 minutos y entras a la paz y tranquilidad que ofrece el Lago Wakatipu y los famosos “Remarkables”. 
 

¿Qué son los Remarkables?
La palabra “remarkable” en ingles significa extraordinario, excepcional, o notable. No se si es por eso que las nombraron así pero bueno, así le llaman al grupo de montañas que rodean a Queenstown. Desde que estas en el avión son unas montañas gigantes, montañas y más montañas hasta donde ya no se podía ver, era algo que nunca he visto antes en mi vida. Montañas con formas tan perfectas y puntudas que parecen hechas por humanos. De veras son remarkables.


Queenstwon es también un lugar donde mochileros, adictos a la adrenalina, turistas y locales vienen para vacacionar y divertirse. Con tanta gente que viene debe de ser una ciudad millonaria.
Por ser una ciudad tan pequeña, pero con tanta gente, Queenstown tiene un serio problema con acomodación y casas. Si quieres ir a Queenstown tienes que reservar tu hostal con tiempo anticipado si quieres algo barato. Definitivamente no es un lugar al cuál puedes ir en un impulso y aun así encontrar un lugar barato a donde dormir.
Aunque hay muchas pero muchas actividades que hacer aquí, la mayoría de las actividades y tours tienen un precio algo caro. Y tours populares como el de Milford Sound o tours para cabalgar en las locaciones de la película “El señor de los anillos” son caros, sin embargo, son tan populares que se llenan rápido. Yo tuve mucha suerte en que haya un espacio para el tour de caballos, pero la suerte termino allí, ya que el tour fue cancelado por la lluvia y no había otro espacio abierto en las próximas 3 semanas así que no pude ir otro día mientras estaba allí. 

Al final, estuve satisfecha con mi viaje a Queenstown porque después de años de querer ver el Milford Sound por fin pude ir. A parte de eso, a mi me pareció que Queenstown es el tipo de lugar que yo solo visitaría una vez y ya me basta. Yo no me quedaría aquí a vivir, y para visitarlo me basta con unos cuantos días. No sé porque, talvez es que no vibre con la ciudad, si es posible que una ciudad tenga personalidad creo que Queenstown tiene una personalidad muy extrovertida, super activa, aventurera, y de fiesta. Una personalidad completamente opuesta a la mía por lo cual me sentí un poquito fuera de lugar. 
Normalmente me gusta viajar sola, pero esta vez estuve tan agradecida de que fui con una amiga porque Queenstown puede ser una ciudad solitaria si vas sola. Bueno, al menos esa es mi opinión.
 
Pero para evitar terminar este blog en una nota depresiva, tengo que decir que estoy super feliz de haber ido a Queenstown porque me dio el regalo de marcar 2 cosas de mi lista de cosas que quiero hacer. Una de esas cosas es visitar el Milford sound y la otra no se si pueda decirla aquí. 


Hasta el próximo jueves.

Wanderlady

Multilingual acupuncturist travelling the world