Manejando a Karangahake gorge y Paeroa

Manejando a las minas de Karangahake y Paeroa

Mi último día en Coromandel comenzó en el pueblo de Waihi. Era una mañana llena de densa niebla y sin mucha gente por las calles me parecería que estaba en un pueblo zombi. Parecía pura película de miedo. Lamentablemente tenia planes para el día y tiempo limitado así que no pude quedarme mucho en Waihi y solo llegue a ver Waihi en este color gris.

Pero sí pude probar este gigante quequito
en Waihi. Casi tan grande como mi cara y
muy rico.

Después de desayunar maneje hasta Karangahake Gorge en la entrada cerca de Victoria Battery. Es un lugar que hace mucho tiempo fueron minas y plantas procesadoras de oro.
Busque y busque pero no encontré nada de oro para mi ♪

Camine un poco mas y encontré la catarata Owharoa. No es muy grande pero vale la pena ver si esta en la zona. Y otro lugar que tenia todo para mi. Wow, este viaje resulto dándome mucho tiempo a solas. 

Aquí trate de tomar una foto de mi caminando a las cataratas...que resultó solo en en una foto arruinando mis zapatos con lodo.

Y luego directo a las minas de Moria! (es mentira no tiene nada que ver con el señor de los anillos) 

A dentro de las minas estaba muy oscuro, tan oscuro que hasta daba miedo. Después de cierto punto tuve demasiado miedo a la oscuridad como para ir mas adentro de las minas, es mas, salí lo mas rápido que pude.
Si es un lugar muy interesante pero es mejor traer un foco que ilumine bien porque la luz del iPhone no es nada en tal oscuridad.

La verdad es que no pensé que unas minas viejas fueran interesantes y por eso solo las deje para el último día y solo en caso de que tuviera unas horas extra. No tenia ganas de venir y mi única razón para venir fue para cruzarla de mi lista de lugares famosos en Coromandel. Pero me equivoqué, aunque la oscuridad de las minas me dieron miedo, el resto era todo muy interesante y con mucho que explorar y aprender. Era mucho mejor de lo que esperaba y me arrepentí en no dejar mas tiempo para verlo todo. 3 horas aquí no fueron suficientes para mí.

Antes de volver a Auckland tuve tiempo para una parada más en el pueblo de Paeroa y tomarme una foto con la botella gigante de "Lemon & Paeroa" una bebida en Nueva Zelanda que se originó aquí.

La botella fue fácil de encontrar aunque me pareció que para que sea tan famosa la colocaron en un lugar no tan glorioso a las orillas del pueblo en un parque pequeño en frente de una gasolinera.

Tuve mucha diversión en Coromandel y voy a extrañar tanta belleza natural y tanta aventura. Tal vez vuelva otra vez. Pero por ahora de vuelta a Auckland.

Wanderlady

Multilingual acupuncturist travelling the world