Mi experiencia con yoga

Agosto 9, 2018

El año pasado en octubre empecé a incorporar la practica de yoga en mi rutina diaria. La verdad es que estaba interesada en hacer yoga desde que fui a Australia hace 4 años, pero nunca podía continuarlo todos los días. Siempre comenzaba con energía, pero después de unos cuantos días me cansaba y renunciaba. Siempre estaba muy ocupada con el trabajo o muy cansada como para tener tiempo de hacer yoga, incluso cuando pagaba clases de yoga para forzarme a practicar o perder dinero siempre terminaba perdiendo el dinero porque casi nunca asistía a clases.
Me daba excusas que estaba muy ocupada con el trabajo, o que no había encontrado una instructora que me gustara o que yoga no era para mi porque no soy flexible, en fin, me daba todas las excusas necesarias para convencerme del porque yo nunca podía ser como todas esas personas que veo en Instagram que son capaces de hacer unas posturas de yoga imposibles. Siempre deseando ser como ellos, pero nunca trabajando para hacerlo posible. 
El año pasado cuando tenia ya casi medio año para cumplir los 30 me prometí que los 30 iban a ser diferentes y que iba a cuidar mi cuerpo mejor. Decidí hacer ciertos cambios en mi vida y uno de esos cambios iba a ser que no importa que yo iba a incluir yoga en mi rutina diaria. Así es como empecé a practicar yoga 15 minutos al día. 
Ya que obviamente yo era muy haragana y no era capaz de atender clases decidí que para mi era mejor practicar yoga con videos de YouTube en mi propio cuarto. 
Para mantenerme motivada me propuse una meta final que era el poder hacer una postura de yoga difícil para mi y yo elegí una postura llamada “Hanumanasana” o postura de la devoción.  

Esta era una de las pruebas de flexibilidad que no nunca logre, ni siquiera cuando era pequeña y en la escuela la profesora de educación física nos hacia practicar esta postura para incrementar nuestra flexibilidad, para mi era imposible y era la única de la clase que nunca logro hacerlo. En ese entonces me convencí de que era lógico que no podía pues yo no era gimnasta, o sea que aun cuando era niña y cuando mi cuerpo debería estar en lo más flexible yo no podía hacerlo, ¿seria posible que ahora a esta edad pudiera hacerlo?
Según la instructora de yoga en el video de YouTube todo el mundo podía hacer el tal Hanumanasana si practicaban los estiramientos del video todos los días, mas como con curiosidad a ver si de veras era posible yo empecé con este video y lo seguí todos los días. En total el video duraba solo 13 minutos y 53 segundos, no muy largo por lo que me pareció posible practicarlo todos los días. Yoga es perseverancia y yo continúe con esa rutina todos los días, aun cuando estaba muy cansada del trabajo, aun en días muy fríos que ni quería salir de la cama, y aun en días en los que perdía la esperanza y me parecía ridículo que yo pudiera ser flexible, aun así, todos los días me forzaba a practicar esos 13 minutos y 53 segundos de yoga. 
Estaba tan desesperada por lograr hacer el Hanumanasana que comencé a forzar mi cuerpo a estirarse mas de lo que estaba listo a hacer, ignoré las técnicas y movimientos y solo me concentraba en hacerlo todo a fuerza, por ser tan apurada y descuidada un día hice un mas estiramiento y por días tenia dolor en la cadera y no podía ni caminar normalmente. Allí me pareció que era tiempo de renunciar, que era la edad hablando y que después de todo no era posible para mi ser flexible. Pero después de tantas semanas practicando a diario me dio lastima renunciar asi, entonces seguí con yoga nada mas que ahora aprendí paciencia y hacia los estiramientos poniéndole atención a mi cuerpo y sus límites, y también puse más atención a las técnicas correctas. 
Así pasaron muchos meses sin que viera resultados excepto por dolores musculares y muchas veces quise renunciar, pero por necia seguí practicando. Un día más o menos a los 4 meses desde que empecé esta rutina, de repente y sin aviso alguno boom, toqué el piso. Fue tan repentino que no me lo podía creer, pero por fin después de tantos meses lo había logrado. Logre mi meta imposible. 

Al principio solo podía mantener la postura de Hanumanasana por unos pocos micro instantes, pero aun así era un logro grande para mí, y no quería perder esta flexibilidad que tanto me había costado así que seguí con el video todos los días. Después de casi 6 meses de practicar yoga a diario era capaz de mantener el Hanumanasana cómodamente por 10 segundos o mas y al mismo tiempo me propuse otras posturas de yoga nuevas.
Ahora a pasado casi un año desde que empecé a tratar de hacer el Hanumanasana y ahora estoy probando variaciones un poco mas avanzadas y esto es en lo que estoy ahora.

Trabajando como acupunturista y terapista de masajes a veces también me duele la espalda y el cuello de tanto masaje que doy, desafortunadamente no puedo darme tratamientos a mi misma pero desde que empecé a hacer yoga casi no siento esos dolores. Todo ha mejorado mucho y cada vez que vuelvo a sentir incomodidad en la espalda y cuello practico ciertas posturas de yoga que siempre ayudan para aliviar esos dolores. 
Como acupunturista recomiendo que si tienen algún dolor muscular yoga es un tratamiento muy eficaz, y es algo que todo el mundo puede hacer, hombres, mujeres a cualquier edad y cualquier nivel de flexibilidad. 

Wanderlady

Multilingual acupuncturist travelling the world