Planear o seguir la  corriente?

Siempre me ha gustado tener un plan general para todo. Planes para mi vida, planes para mis viajes, planes planes planes.

Pero saben que he aprendido?

La vida nunca va de acuerdo a mis planes.

Y no lo digo con resentimiento, por que la verdad es que, al menos para mi todo lo que la vida me ha dado por sorpresa resulta ser mucho mejor para mi.

Por ejemplo, desde pequeña siempre quise ser doctora y para mi pensar en hacer cualquier otra carrera era ridículo e inimaginable.
Pero cuando el mismo año que tendría que empezar la universidad tuve que mudarme a Japón por circunstancias inesperadas y yo sin saber nada del idioma Japones, mis esperanzas de entrar a una universidad desvanecieron por completo.
La opción mas cercana que me fue posible fue estudiar acupuntura.
Acupuntura....
Como odiaba la idea de estudiar algo que según yo era una medicina falsa, era tan ignorante que estudiar acupuntura me parecía lo mismo que si estudiara voodoo, santería o brujería....para mi era todo lo mismo.

Pero que equivocada estaba.

Me gradué como acupunturista para satisfacer los deseos de los demás pero ahora que estoy viajando me he dado cuenta de que esta fue la carrera perfecta para mi. Porque con acupuntura también aprendi masaje y en todos partes que he ido siempre encuentro trabajo de masaje casi de inmediato. Es el trabajo perfecto para viajar. 
Estoy tan satisfecha que si pudiera volver al pasado y elegir otra vez, mi decisión seria sin duda acupuntura.

La vida no te da lo que quieres, te da lo que necesitas.

Y esto también pasa con los viajes. 
Hace 2 años en Australia, había planeado casi por todo un año mi glorioso viaje final en Australia. Planee todo un mes de puro viaje por todo el lado este de Australia, iba
a ser épico y súper divertido....
Que sabia yo.
Resulta que el tour que reserve estaba lleno de backpackers jóvenes que solo querían estar de fiesta toda la noche y dormir todo el día. Nada de explorar nuevos lugares o aventuras.
Es más hasta los guías del tour estaban medio borrachos y creo que fue eso que causo que uno de los guías accidentalmente hiciera caer una canoa en mi pierna causando el morete mas grande que he tenido....

Era miserable en ese viaje pero ya había planeado y pagado por todo! que desperdicio si no seguía...
Al final decidí que a veces es mejor cambiar de plan si no estaba feliz con lo que hacia. Y así no mas compre un ticket de vuelta a Sydney.
Si planes y sin lugar donde vivir busque
algo que estuviera abierto y resulto ser el apartamento donde conocí los mejores y mas divertidos amigos. Con tanto drama que había en ese apartamento sentí que estaba viviendo en una serie de televisión.

Por eso esta vez en Nueva Zelanda no hice planes para nada. Todo es improvisado. Y cuando tuve la oportunidad  de mudarme lo hice con miedo pero lo hice. 
La verdad es que aquí en Wellington vivo
en un hostel barato y trabajo en una tienda de masaje tan sucio que da asco y el clima aquí en Wellington es solo lluvia o nublado con fuertes vientos pero nada de eso me importa. Nunca he sido tan feliz.

Después del trabajo cuando vuelvo al hostel J siempre comparte conmigo deliciosas comidas

Si, la vida es buena.

Así que ahora pienso que si no me salen las cosas como planeo no debo estrenarme y aceptar lo que venga. Es mas ya casi nunca planeo nada.

Si opinan diferente o tienen historias interesantes acerca de planes fallados por favor compártelas en los comentarios. 

Wanderlady

Multilingual acupuncturist travelling the world