Isla Rottness

Octubre, 2017

Yo no sabía que esta isla existía hasta que una amiga sugirió que para su viaje de cumpleaños visitáramos Perth y como quedaba cerca también visitáramos la isla Rottness. 
Cuando supe de esta isla investigué un poco para saber cómo era y me di cuenta de que es uno de los únicos 2 lugares en el mundo en donde viven los quokkas, que por si no los conocen son esos animalitos adorables que siempre sonríen en los selfies. 
Pero no fue tan fácil como pensaba tomarles una foto sonriendo, porque se mueven mucho y en cuanto se dan cuenta que no tienes comida para darles rápidamente pierden el interés en ti.  Y no se les puede alimentar a menos que quieras pagar una multa de $150…
Así que estas fueron mis “mejores” fotos, ya sé que no son tan buenas pero que puedo hacer se me acababa la paciencia y no quería molestarlos mas.

Pero hay muchísimos quokkkas en la isla, así que tienes varias oportunidades de tratar de admirarlos.

Ademas de ver quokkas, otras actividades en la isla son snorkel y andar en bicicleta. Nosotras reservamos un tour que incluía renta de bicicleta y equipo de snorkel. Y que suerte que lo reservamos todo adelantado, porque es un tour muy popular y mucha gente que trato de rentar bicicletas ese día no pudo porque ya estaban todas reservadas.
La decisión de rentar bicicletas fue muy sabia, fue la mejor manera de ver la isla y sus hermosos paisajes. ¡Y fue muy muy divertido! Aunque es un tour, no hay guía ni nadie que te diga que hacer o a donde ir, después de que te bajas del ferry te dan tu bicicleta, equipo de snorkel y te dejan explorar por ti misma. eso me gusta!

Hay algunas playas designadas para snorkelling y ya que teníamos el equipamiento yo tuve que probar si se podía hacer, pero a principios de octubre, el agua estaba aún demasiado fría para mí. Pero claro que tuve que tomarme una foto y pretender que lo hice.

La isla tiene algunos restaurantes, asi que no es necesario traer tu propia comida si no quieres. En el restaurante que comimos se sintió como un mini zoológico, con muchos quokkas y varios tipos de pájaros pidiéndonos comida. Las gaviotas y los zopilotes eran los que más miedo daban porque estaban allí acechándote, esperando el momento en el que te descuides y ¡boom! Te robaban tu comida. ¡Fue una experiencia de miedo comer allí!

Wanderlady

Multilingual acupuncturist travelling the world